Categorías
Coches

¿CÓMO HOMOLOGAR UNA PIEZA DEL COCHE PARA PASAR LA ITV?

La nueva ley de vehículos está provocando muchos problemas a los aficionados del tuning porque ahora tienen que homologar todas las piezas que han sustituido en su coche si no quieren tener problemas a la hora de pasar la ITV.

Para ayudaros, os dejamos con la información necesaria sobre cómo homologar una pieza del coche para pasar la ITV sin problemas.

1.- Comprar una pieza homologada; si no le resultará casi imposible legalizarla. Identificará aquellas que tienen homologación porque llevan grabado un código con varios números y la letra ‘E’ -que indica que puede utilizarse en la UE-.

2.-Solicite un informe de su marca o de un laboratorio de reformas. Si la pieza es de la firma de su coche, lo más sencillo es pedir, en el teléfono de atención al cliente o en cualquier concesionario, un ‘dictamen’ que certifique que puede instalarse en su vehículo -identificado con su número de bastidor-. Si no se lo facilitan -por ser una pieza no oficial-, tendrá que acudir a un laboratorio de reformas -por ej. el INTA, el IDIADA… Encontrará una lista de los que hay en España en la web de Industria, www.mityc.es, para que le realice un informe asegurando su legalidad. Tanto en uno como en otro caso, le costará unos 120 euros. Eso sí, si realiza un cambio muy importante en el coche -por ej. en la suspensión, frenos, dirección, piezas artesanales de la carrocería…-, además del dictamen del laboratorio, necesitará el informe de un ingeniero -de 300 euros a 600 euros más según la pieza-.

3.- Finalmente, en el taller donde le instalen la pieza deberán facilitarle un ‘certificado de obra final’ -es gratis-, que asegura que se ha colocado correctamente.

4.- Con todo ello, deberá acudir a una ITV, en la que revisarán que todo es correcto y le anotarán la reforma en la ficha técnica -le cobrarán por ello unos 45 euros, según la Comunidad-.

5.- ¿Y cuánto le costará todo el proceso de homologación? Unos 500 euros de media -más el precio de la pieza, claro-.

Vamos, una auténtica ruina que ha acabado con el negocio de los talleres tuning.